Caso de éxito: Dana

03.12.2019

Extracción de un cuerpo extraño en el estómago de la mascota

Mascota: Dana. Hembra, mezcla de Jack Rusell. 2 años de edad. 

Dana es una perrita de 2 años de edad que vino a visitarnos a nuestra consulta de Clot Veterinaria de Barcelona con un cuadro de vómitos esporádicos. Sus propietarios, preocupados, nos comentaron que Dana siempre había tenido muy buena salud y era algo atípico en ella. Su familia está siempre pendiente de que tenga al día todas sus vacunas, las desparasitaciones y son muy atentos con ella.

El problema es que Dana es muy curiosa y siempre quiere saber a qué huele y a qué sabe cualquier cosa que tenga a su alrededor o se cruce en sus paseos.

Acorde con la historia clínica, después de realizar una anamnesis completa y un examen físico, decidimos hacerle una radiografía de abdomen y localizamos la causa de los vómitos. En la radiografía pudimos observar la presencia de un cuerpo extraño ubicado en el interior del estómago. Este cuerpo extraño era visible a los rayos X, alargado, de pocos milímetros de grosor y de algunos centímetros de largo.

Dado el tamaño del cuerpo extraño, decidimos aplicar un tratamiento específico y esperar unos días para ver si Dana era capaz de expulsarlo con el tránsito intestinal. Cuando la perrita volvió a consulta, las radiografías de control nos mostraron que la espera no estaba teniendo éxito y que el cuerpo extraño se mantenía inamovible.

Decidimos entonces realizar una ecografía abdominal, con la finalidad de poder ver en qué parte del estómago se encontraba exactamente el cuerpo extraño, saber si había causado lesiones en la pared de este órgano e intentar conocer su naturaleza. 

Desafortunadamente, esta prueba no nos mostró los resultados esperados, así que el equipo de nuestro centro veterinario del Clot en Barcelona finalmente sometió a Dana a una fibroendoscopia del tracto digestivo superior. Gracias a esta intervención conseguimos extraer sin problemas el cuerpo extraño, ¡que era un imperdible! 

La fibroendoscopia es una técnica no invasiva e indolora que aporta unos resultados rápidos y eficaces, como en el caso de Dana. La perrita tuvo una recuperación muy favorable y en unos días ya pudo hacer vida normal.

¡Nos alegra saber que Dana sigue siendo la perrita curiosa y juguetona que era antes de la intervención!