Protege a tu mascota de la Leishmaniosis

23.04.2018

De entre las enfermedades parasitarias, la leishmaniosis ocupa el número uno en cuanto a seriedad y graves consecuencias. No en vano, puede poner en peligro la vida de tu mascota en caso de ser infectada y, en cualquier caso, los efectos negativos para su salud serán siempre negativos y preocupantes. La prevención de la leishmaniosis es el mejor tratamiento. Si se realiza un diagnóstico a tiempo será más fácil aplicar un tratamiento adecuado y evitar males mayores.

¿Cómo se puede contagiar tu mascota?

Un insecto denominado flebotomo es el causante de la enfermedad de la leishmaniosis. Tu perro puede contagiarse si recibe su picadura y en caso de que previamente este haya absorbido la sangre de otro can infectado por leishmania. Recuerda que esta es la única forma de infección. En el caso de los perros, la leishmaniosis puede afectar a cualquier raza y sexo, si bien los machos y los pastores alemanes y bóxer son los más proclives a sufrirla. Si es tu caso, extrema las precauciones.

Riesgos de la leishmaniosis canina

Esta enfermedad es especialmente peligrosa porque, en caso de que tu mascota se infecte, se extiende por todo su cuerpo afectando a diferentes órganos vitales. Si ya se encuentra en estado avanzado y ha alcanzado a órganos vitales, el riesgo de fallecimiento es muy elevado. Por esta razón es fundamental que prestes atención a la forma como se comporta tu mascota. Ante cualquier conducta sospechosa no dudes en consultarnos para resolver tus dudas y tomar medidas.

Síntomas de la leishmaniosis

Quizá tu mascota esté infectada y no desarrolle la enfermedad. Es algo normal porque no todos los animales infectados la acaban desarrollando. Dependerá de su sistema inmunológico y de lo sensible que sea a los parásitos. Algunos de los síntomas más habituales son:

  • Caída del pelo y exceso de caspa
  • Fiebre y vómitos
  • Cojera
  • Mal aliento
  • Lesiones oculares (glaucoma) y cutáneas (dermatitis)
  • Úlceras
  • Sangrado de nariz

Recuerda que algunos casos de infección no producen manifestaciones visibles. Por eso, son imprescindibles las revisiones periódicas.

Diagnóstico precoz y tratamiento

Dignosticar a tiempo a tu mascota es fundamental para poder aplicar el tratamiento adecuado y no dejar que el tiempo pase, pues conlleva riesgos. La prueba más común es un método parecido a un test rápido de embarazo basado en la detección de anticuerpos frente a la leishmaniosis en la sangre del animal. Se realiza en pocos minutos en la misma consulta veterinaria. Además, suele realizarse un test completo de orina y sangre, además de otras pruebas diagnósticas como las denominadas IFI o ELISA de leishmania, una citología de médula ósea o una biopsia de tejido. En cuanto al tratamiento, existen productos farmacológicos, inyectados y orales. Además, será importante que tu compañero siga una dieta rica en antioxidantes y proteínas. Ten en cuenta que a partir de ese momento los controles veterinarios serán obligatorios y rigurosos con el fin de reducir los efectos de la enfermedad en la salud de tu mascota.

Medidas preventivas contra los parásitos

Aunque no son infalibles al cien por cien, la vacuna continúa siendo un buen método de protección para tu perro o gato ante los parásitos, ya que les permite estar preparados para afrontarla con mayor garantía en el caso de que se produzca. Además, existen muchos productos como collares o repelentes externos que pueden representar una buena barrera contra la picadura de insectos. La leishmaniosis es una enfermedad ante la que debes extremar la precaución.


En Clot Veterinària de Barcelona te ayudamos a prevenir la leishmaniosis en tu perro o gato. Visítanos y realizaremos un diagnóstico precoz a tu mascota ante cualquier duda de contagio. Tenemos más de 25 años de experiencia. 

Llámanos al teléfono 933 405 554.